Nuevo obispo de Salamanca y Ciudad Rodrigo: "Tengo que marchar y duele, pero no he tenido ninguna razón evangélica para negarme"

Nuevo obispo de Salamanca y Ciudad Rodrigo: "Tengo que marchar y duele, pero no he tenido ninguna razón evangélica para negarme"

EL PERIÓDICO EXTREMADURA 15-11-2021

Después de apenas cuatro años y medio como obispo de Plasencia, José Luis Retana Gozalo ha aceptado el mandado del Papa de hacerse cargo de las diócesis de Salamanca y Ciudad Rodrigo. Lo ha anunciado este lunes, confirmando así lo que ya sonaba en algunos círculos eclesiales y adelantó este periódico el pasado viernes.

Retana es un hombre emotivo, “castellano del medio” y por eso se ha emocionado en varias ocasiones y se le ha quebrado la voz al anunciar su nueva responsabilidad y despedirse de la diócesis. “Tengo que marchar y duele”, ha reconocido. Sin embargo, ha señalado que, aunque tenía “suficientes razones humanas para decir que no”, no ha tenido “ninguna razón realmente evangélica para negarme a esta desproporcionada llamada que el Señor me propone”.

La conoció el pasado 25 de octubre, a través de un mensaje del nuncio del Papa y con el recordatorio de que debía guardar el “secreto pontificio”. Desde entonces, sin poder comunicar la noticia a sus allegados, ha reconocido que en ocasiones ha tenido que acudir “a la capilla, a llorar”. Porque en la diócesis placentina le dieron “una acogida grande, con mucho afecto y he hecho muchos amigos. No esperaba que en tan poco tiempo la diócesis de Plasencia se convirtiera en mi casa“.

Porque además, ha vivido lo peor de la pandemia, donde quiso “que me sintierais cercano, como yo os sentí”. Pero en este tiempo también ha destacado proyectos llevados a cabo, como “el Seminario en familia, la puesta en marcha del COF, el proyecto de las Edades del Hombre… Todo seguirá adelante si lo hacemos unidos, con humildad y trabajo compartido”, ha dicho.

La marcha, en enero

Pero lo hará ya sin él. Retana ha explicado que, desde este lunes, tiene un plazo de dos meses para tomar posesión del Obispado de Salamanca y Ciudad Rodrigo y, como estarán las Navidades en medio, prevé que su marcha se produzca a comienzos de enero, aunque aún no lo tiene seguro.

Antes, ha explicado que, si el Papa no elige a un administrador apostólico, el colegio de consultores deberá elegir a un administrador diocesano para que tome las riendas de la diócesis hasta el nombramiento de un nuevo obispo.